El policía involucrado en la muerte de Michael Brown, libre de cargos

|

La familia de Brown se ha mostrado "profundamente decepcionada" por la decisión del gran jurado de no procesar al asesino de su hijo.


El gran jurado de Misuri ha decidido a última hora de este lunes no presentar cargos contra Darren Wilson, el agente de policía involucrado en la muerte del joven afroamericano Michael Brown, según ha informado el diario estadounidense 'The Washington Post'.


La decisión significa que Wilson, de 28 años, no se enfrentará a ningún cargo del Estado por la muerte a tiros el pasado mes de agosto de Michael Brown, de 18 años de edad. Por otra parte, permanece abierta una investigación federal sobre derechos civiles en torno al suceso y otra investigación independiente del propio Departamento de Policía.


El fiscal del condado de St. Louis, Bob McCulloch, ha señalado este lunes que las declaraciones de algunos testigos fueron desacreditadas por evidencias físicas, y ha añadido que todas las autopsias practicadas fueron consistentes entre si.


McCulloch ha insistido en que se ha llevado a cabo una "investigación exhaustiva", con el jurado deliberando durante dos días. Los miembros del gran jurado habrían sido "los únicos que habrían tenido acceso todas las pruebas" recopiladas hasta el momento, tal y como ha agregado el fiscal.


LA FAMILIA SE MUESTRA "DEVASTADA"


La familia de Brown se ha mostrado "profundamente decepcionada" por la decisión del gran jurado de no procesar al asesino de su hijo. En declaraciones a la cadena CNN, el padre de Brown ha asegurado que se encuentra "devastado".


En cualquier caso, a través de un comunicado, la familia del joven afroamericano fallecido el pasado mes de agosto ha pedido a los manifestantes que "eviten la violencia" y canalicen su frustración apoyando una campaña para que el Gobierno de Estados Unidos obligue a los policías estadounidenses a usar cámaras de vídeo adheridas al cuerpo.


Horas antes de la decisión, el gobernador de Misuri, el demócrata Jay Nixon, pidió "tolerancia", "respeto mutuo" y "moderación", ante la posibilidad de que estallaran protestas en la ciudad de Ferguson --donde tuvo lugar el trágico hecho-- en caso de que el agente no fuera imputado por el suceso.


El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, también instó a los habitantes de la localidad a manifestarse pacíficamente, fuese cual fuese la decisión del gran jurado, según informó la Casa Blanca.


Familiares y amigos de Brown, así como numerosos activistas pro Derechos Humanos, llevan días concentrados frente al gran tribunal a la expectativa del fallo. Si Wilson salía exonerado, habían amenazado con fuertes protestas.


En este contexto, Nixon optó por declarar el estado de emergencia para permitir el despliegue de la Guardia Nacional con el objetivo --según dijo-- de proteger a los ciudadanos al mismo tiempo que el derecho de manifestación.


CASO BROWN


Brown, de 18 años de edad, murió el pasado 9 de agosto al recibir varios disparos de Wilson. Según varios testigos, el joven estaba desarmado, mientras que las autoridades locales sostienen que intentó agredir al policía y que éste se defendió.


La tardanza de las autoridades en revelar los detalles del suceso y, sobre todo, en dar a conocer la identidad de Wilson, dieron lugar a una ola de protestas que rápidamente derivó en disturbios que obligaron a un despliegue de la Guardia Nacional.


El caso de Brown, junto al de Trayvon Martin, otro joven afroamericano abatido a tiros por un vigilante de barrio en Florida, han servido para reavivar el debate racial en Estados Unidos.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.