diputacion cocachip camas

La Policía Local de Camas adquiere el dispositivo que detecta el consumo de drogas en los conductores

|

El 'Cocachip' revela a través de la saliva la posible ingesta de hasta cinco sustancias estupefacientes como son la cocaína, el cannabis, las anfetaminas, las metanfetaminas y los opiáceos.


Tras la reciente firma de un convenio entre el Ayuntamiento de Camas, a través de la delegación de Seguridad Ciudadana, y la Diputación de Sevilla, la Policía Local de este municipio contará con los medios necesarios para realizar controles de drogas a los conductores mediante un test salival. Esta prueba se llevará a cabo con un dispositivo español llamado 'Cocachip' que es capaz de detectar hasta cinco grupos de sustancias estupefacientes como la cocaína, el cannabis, las anfetaminas, las metanfetaminas y los opiáceos. La Diputación de Sevilla, que ha sido la encargada de ceder los equipos, también ha firmado dicho convenio con los municipios de Castilleja de la Cuesta y de Gines.


Para efectuar estos controles, los agentes han tenido que realizar previamente un curso específico de drogas que se realiza en la Escuela de Seguridad Pública de Andalucía (ESPA) a fin de que los test sean hechos por policías expertos en drogas. En el caso de la Policía Local de Camas un total de cinco agentes, del área dirigida por el Oficial de Tráfico, José Francisco Hernández, han realizado esta formación específica de manera que ya cuentan con los conocimientos necesarios para utilizar el 'Cocachip' y evaluar los resultados de cada test.


El fiscal de Seguridad Vial de Sevilla, Luis Carlos Rodríguez León, ya explicó en su momento que el motivo por el cual se iban a empezar a hacer controles de drogas a los conductores se debía al incremento "alarmante" de las personas que se ponen al volante después de haber consumido drogas, a diferencia de lo que ocurre con el alcohol donde los casos han disminuido, tal y como se ha revelado en diversos estudios realizados recientemente.


Teniendo en cuenta estos datos, se ha llevado a cabo una reforma legislativa mediante la que se amplían las competencias de los agentes de tráfico para que puedan realizar la prueba de detección de drogas con los dispositivos autorizados. El procedimiento consistirá en la toma de una muestra de saliva de la boca del conductor del que sospechan que posiblemente haya consumido drogas para introducirla en el aparato, conocido como 'Cocachip', que en un corto periodo de tiempo determinará si dicha persona ha consumido o no alguna sustancia estupefaciente y de ser así, incluso, especificar de cuál de ellas se trata. Aunque esta primera muestra revela si esa persona conduce bajo los efectos de las drogas y el tipo de sustancia que ha ingerido, es obligatorio recoger una segunda muestra de saliva que se remitirá al Instituto Nacional de Toxicología para un análisis más exhaustivo.


Según explica José Francisco Hernández, Oficial de Tráfico de la Policía Local de Camas, el objetivo principal de los controles de drogas es el de "concienciar" a las personas para que no conduzcan bajo los efectos de este tipo de sustancias ya que pueden "poner en peligro tanto su seguridad como la de los demás". La sanción para aquellos que den positivo en uno de estos controles será de 500 euros y una retracción de 6 puntos en el carné de conducir, mientras que si los resultados son desmesurados se derivará a la vía penal.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.