carcel traslado moron miguel carcano prision

Trasladan a Carcaño a la cárcel ciudadrealeña de Herrera de la Mancha

|

Tras la decisión del juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Sevilla de mantener la clasificación en segundo grado penitenciario al asesino confeso de Marta del Castillo, este jueves se ha producido el traslado del preso.


En concreto, Miguel Carcaño, condenado a 21 años y 3 meses de cárcel por el asesinato de la joven sevillana ha pasado desde la cárcel de Morón de la Frontera donde se encontraba interno hasta la prisión de Herrera de la Mancha, en Manzanares (Ciudad Real).


Según fuentes penitenciarias el juzgado de Vigilancia ha estimado un recurso de Miguel Carcaño contra la decisión de clasificarle en primer grado, un régimen más severo del que disfrutan la mayoría de los internos. Según estas fuentes, Carcaño había sido clasificado de entrada en primer grado.


Por ello, este mismo jueves el director de la prisión de Morón de la Frontera ha recibido "la orden" de trasladar a Carcaño, que finalmente ha abandonado la cárcel a las 13,00 horas con destino a Herrera de la Mancha, en Ciudad Real.


Las fuentes no han podido precisar el motivo que ha llevado a este traslado de prisión para el asesino confeso de la joven, aunque este se ha producido justo después de que el juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Sevilla decidiera mantener la clasificación en segundo grado penitenciario a Carcaño después de que Instituciones Penitenciarias acordara imponerle el primer grado.


Al hilo, han indicado que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria ha estimado en este sentido un recurso interpuesto por el propio asesino confeso contra la decisión de clasificarle en primer grado o régimen cerrado adoptada por Instituciones Penitenciarias.


Pues bien, el traslado a la prisión de Herrera de la Mancha se ha producido una vez se ha conocido este extremo, han señalado fuentes del caso, que han explicado que, al cambiar de prisión, cambia también el juez de Vigilancia Penitenciaria, que es el que debe decidir en última instancia sobre la clasificación del preso en cuestión.


El pasado mes de febrero, el Tribunal Supremo elevó de 20 años a 21 años y tres meses de prisión la condena impuesta por la Audiencia Provincial de Sevilla a Miguel Carcaño al atribuirle, además, un delito contra la integridad moral a cuenta del sufrimiento provocado a los padres de la víctima con sus constantes cambios de versión sobre el paradero del cuerpo, paradero que a día de hoy sigue sin conocerse.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.