alfonso eurovegas andalucia opinion ruiz blanco

El Eurovegas andaluz

|

Alfonso José Blanco Ruiz


Experto en Comunicación y Marketing Político


Llevamos dos años escuchando hablar de ello. Fue en el 2011 cuando el rumor se convirtió en "noticia realidad" (no se puede afirmar que sea "realidad" porque aún hoy todo sigue en el aire). Tras una disputa entre Madrid y Cataluña para que se asentaran en sus suelos, el magnate Sheldon Adelson se decidió por Madrid, y su decisión fue acogida por los dirigentes de la capital del reino con el mismo entusiasmo que todos tenemos en la retina cuando Samaranch anunció que las Olimpiadas de 1992 se concedían a Barcelona.


Desde el anuncio de que Eurovegas, 750 hectáreas, se quedaría bajo el paraguas de Esperanza Aguirre, muchos han sido los acontecimientos que se han sucedido. La entonces Presidenta dimitió poco después del anuncio, algunos dijeron entonces que debido al enfrentamiento que tiene con el ejecutivo central por este asunto.


En Andalucía tenemos pendiente desarrollar el parque industrial que está llamado a ser el revulsivo del tejido empresarial que le falta al Sur para abandonar los vagones de cola en materia de empleo. Se trata de un espacio conectado con el Puerto Bahía de Cádiz a través de la autovía y de la red ferroviaria, en este último caso mediante el tramo de conexión con las instalaciones portuarias, por lo que su función tanto productiva como logística se ve notablemente reforzada.


El Consorcio de las Aletas, 500 hectáreas y una previsión de más de 20.000 puestos de trabajo, tiene ante si convertir en una realidad palpable una zona de antiguas marismas desecadas para transformación agraria, que en la actualidad se encuentra sin uso agrícola, quedando como un espacio baldío residual. Es, por tanto, un espacio aislado y físicamente segregado del ámbito de marismas. Entre las afecciones delámbito destaca la delimitación del dominio público marítimo terrestre. Hay que destacar que dicha delimitación se realizó mediante deslinde aprobado por Orden Ministerial el 12 de febrero de 1971, con la Ley de Costas de 1969. Tal delimitación es, por tanto, anterior a las actuaciones de transformación agraria realizadas al amparo del Plan de Riegos del Guadalete, que desecó y transformó las marismas de Las Aletas, convirtiéndolas en un espacio sin influencia mareal.


Desde el nacimiento de este proyecto, muchos han sido los reveses judiciales que ha tenido a raíz de la denuncia que formuló la asociación WWW Adena sobre el Acuerdo del Consejo de Ministros y que obtuvo sentencia favorable para los ecologistas del Tribunal Supremo a finales de 2009. Entre los puntos que el Alto Tribunal consideró relevantes para anular la anterior reserva destacaba que no se concretasen las obras, instalaciones, usos y actividades que allí se han de asentar. Es por esto que los usos e instalaciones programados que hayan de llevarse a cabo deben ser enteramente compatibles con la preservación del dominio público, prohibiendo al tiempo expresamente cualquier actividad que incumpla tal condición, y con previsión expresa de la temporalidad de la reserva, proscribiendo el mantenimiento de la reserva una vez que haya cesado el fin o causa determinante de su constitución.


Con esta sentencia en la mano, en Aletas se podrían asentar actividades vinculadas con la acuicultura, tanto de tipo investigador como industrial, dada la necesidad de estas industrias de disponer de grandes piscinas de cría y engorde de alevines, así como acceso al mar. Actividades vinculadas a la investigación y aprovechamiento de productos marinos. Actividades vinculadas a la investigación y explotación de energías alternativas, que incluyan el uso de la energía mareomotriz, así como desaladoras y, en general, infraestructuras y saneamiento de aguas y actividades vinculadas a la industria naval, que por su naturaleza deban tener acceso inmediato al mar.


El gobierno de Rajoy parece dispuesto a contentar al dueño de Eurovegas para que no se marche de España. Las exigencias del empresario americano tienen, principalmente, dos vertientes: impuestos y tabaco.


En las primeras reuniones que mantuvieron ambas partes, Adelson pidió modificar el Estatuto de los Trabajadores para relajar la "rigidez de los convenios colectivos". Cambiar la Ley de Extranjería y un régimen especial que acelere el proceso de concesión del permiso de trabajo y residencia. Dos años de exención en el pago a la Seguridad Social junto con una reducción del 50% en los siguientes tres años. Quiere incluir en las ayudas europeas para trabajadores desfavorecidos a los menores de 30 años, y ampliar las ya vigentes, así como financiar hasta el 60% de los gastos de formación a empleados y el 100% de sus inversiones en mejora medioambiental durante cinco años. Recibir subvenciones al empleo por los puestos indirectos calculados durante la construcción del complejo. Una nueva estación de metro de tarifa urbana en el complejo, que la red de Cercanías llegue hasta los casinos y Barajas, conexión con el AVE y nuevas líneas de autobús con el centro de la ciudad, aeropuertos y estaciones. Solicita al Ayuntamiento y a la Comunidad que le ceda todo el suelo público que posee en la zona, y que "ubique las viviendas protegidas en otros emplazamientos y una ley específica que declare el proyecto como de interés autonómico. Las devoluciones de IVA a las empresas que se asienten en Eurovegas tendrían que ser mensuales, diez años de exención del impuesto sobre bienes inmuebles y una bonificación del 50% del Impuesto de Actividades Económicas.


La diferencia entre el Consorcio Aletas y Eurovegas son dos. La primera, que la tasa de paro de Madrid apenas llega al 21% mientras que en Andalucía superamos el 34%, motivo por el que el Gobierno Central tendría que primar que las empresas se asentasen en aquellas regiones másafectadas por la lacra del desempleo. Y la segunda diferencia la encontramos en que los dirigentes populares de la Comunidad de Madrid no han dudado ni un instante en enfrentarse a sus propios compañeros de Moncloa defendiendo los intereses de los madrileños, mientras que en Andalucía estamos a la espera de que algún dirigente popular pida al ejecutivo de Rajoy un sustento legal a las casi 400 hectáreas de suelos que el Estado aporta al Consorcio que permita la llegada de nuevas y potentes empresas para Aletas.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.