cosme independencia modolell opinion cataluna

Y Cataluña se echó a la calle

|

Cosme Modolell


Blogger


Nadie en su sano juicio puede negar que la convocatoria independentista fue un éxito total, solo comparable a lamagna manifestación en el mismo sentido que el año anterior; y de hecho así lo reconocen la mayoría de voces de reconocido prestigio de uno u otro signo, en todo el estado español, tan solo en algunos medios cercanos a la extrema derecha ultranacionalista española por excelencia, se atreven a cuestionar el éxito de participación en base a peregrinos argumentos, como el que confundía los gigantes y cabezudos con falsos figurantes en tramos de la cadena humana.


En los días posteriores y a pesar del lógico aprovechamiento del éxito, por parte de los medios de comunicación al servicio del gobierno de la Generalitat, (TV-3, ha llenado un 80% de sus emisiones, con referencia a la Cadena Humana), se han producido una serie de acontecimientos y declaraciones, relacionadas con la cuestión que a mi entender más que informar, lo que se ha pretendido es crear un confusionismo en la gente sobre la verdadera situación en Cataluña y quien en verdad la controla. Es por ello que en este articulo mi pretensión, es a través de un análisis, llegar a una conclusión lo más cercana posible a la realidad.


En primer lugar, me gustaría aclarar, que en contra de lo que se intenta de hacer creer, en el sentido que Artur Mas, es el Moises conductor de la idea soberanista en Cataluña es del todo incierta, pues aunque el si lo pretendió, hace ahora exactamente un año, cuando antes del ecuador de legislatura, convocó nuevas elecciones con la pretensión de obtener la mayoría absoluta que le permitiera, cómodamente, disponer a su antojo de la situación. El pueblo catalán le castigó con la pérdida de 14 diputados y situándole en una posición de más debilidad en el parlamento catalán, obligándole a depender de una ERC, que si bien le apoya con condiciones, no llega nunca a comprometerse seriamente hasta el punto de entrar a formar parte del gobierno, a fin de no asumir desgaste alguno.


Tampoco Junqueras de ERC, se puede considerar el líder de este movimiento, pues a pesar que en las elecciones del 2012, aumentó considerablemente el número de diputados situándose como segunda fuerza política parlamentaria, que sus propuestas llevan desde hace tiempo un claro marchamo independentista, y que las encuestas le auguran pasar a ser la primera fuerza, no gozan del suficiente respaldo ciudadano, para ostentar el liderazgo de un movimiento que ha sido capaz de echar a la calle más de un millón de personas en dos convocatorias, en dos años consecutivos.


La gran mayoría del movimiento secesionista en Cataluña, podríamos decir que está fuera del control de las fuerzas políticas y que en el fondo su éxito obedece a la gran frustración que provocó la sentencia en contra del estatuto de autonomía por parte de un tribunal constitucional totalmente deslegitimado, al considerar este hecho transgredía uno de los principios fundamentales de la democracia consistente en que la soberanía reside en el pueblo y se expresa a través de los organismos democráticamente elegidos como son los parlamentos. ¿Quién es el TC, para considerar inconstitucional, una ley orgánica fundamental, después que dos parlamentos la debatieran, enmendaran, aprobaran y el pueblo catalán la aceptara en un referéndum?


Si bien en toda España, la desafección de los ciudadanos hacía la política, es del todo evidente, en Cataluña por lo dicho anteriormente, el fenómeno es corregido y aumentado, por cuanto la incapacidad y la miopía de los llamados líderes políticos, a la hora de preveer y afrontar el encaje de Cataluña en el Estado Español, con estructuras que respetaran las singularidades de cada uno, han abierto de par en par las puertas de la desconfianza ciudadana, que ha optado por tirar por el camino del medio y autoorganizarse al margen de la política propiamente dicha.


Es también factor importante y decisivo, la crisis económica que en Cataluña por ser un territorio industrializado, se ha dejado notar con especial saña, por cuanto, las políticas económicas que el pujolismo practicó durante 23 años, basada muy mucho en la inversión extranjera, particularmente japonesa, han tenido su cara negativa en forma de deslocalización en el período convulso en que nos ha tocado vivir. El independentismo más radical y el neoliberalismo de CiU ha encontrado una magnífica tapadera en el slogan de "Madrid nos roba" , para ocultar la verdadera faz de su ideología que hoy tiene como objetivo el desmontaje del llamado estado del bienestar. A fe que parece les haya ido bien pues, cada vez son más los que creen que en una Cataluña independiente, ataríamos los perros con longanizas.


Por tres veces ha salido el pueblo catalán a la calle, en el período democrático y las tres veces en reivindicación de su identidad, aunque me resulta especialmente sorprendente, que nunca haya sido capaz de conseguir extraordinarias mayorías en la calle para protestar por la destrucción del estado del bienestar y la pérdida de sus derechos más elementales. Se me ocurre que si el pueblo español reaccionara en contra de las políticas neoliberales y destructoras del gobierno del PP, arrastraría consigo a la mayoría de los catalanes haciéndoles olvidar la falsa polémica identitaria promovida por el nacionalismo confrontador.


¿No creen ustedes, que si la capacidad movilizadora de los independentistas catalanes la tuvieran los españoles de a pié en defensa de los derechos elementales, el gobierno de Mariano Rajoy ya hubiera dimitido? Pues eso, a ver si empezamos a coger la onda!


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.