opinion fernando soto

¿Y de lo nuestro qué?

|

Fernando Soto


Ex diputado y miembro de CEDIS Andalucía


Hace ya cinco años que estalló la crisis económica mundial, acaso la más grave acaecida en los últimos cien años. Los causantes están al descubierto, las causas aparecen claramente identificadas con los métodos de especulación financiera o sea, el uso y abuso del manejo de grandes capitales fuera de control, sin regulación alguna que preserve los intereses generales, "lo nuestro".


En España los efectos de la crisis son dramáticos, puesto que a la crisis general se le unió el derrumbe del mercado inmobiliario: alcanzamos un 27% de paro, ha bajado el porcentaje de trabajadores que cobren prestaciones por desempleo o cualquier otra cobertura sustitutoria, se deteriora a ojos vista la educación pública y los cuidados de salud, así como las prestaciones a los ciudadanos dependientes, que han caído e incluso se han paralizado. Añádase a estos datos el hecho grave de que quienes trabajan o siguen trabajando lo hacen ahora más barato y con menos garantías. Este y no otro es el panorama de "lo nuestro".


Visto así las cosas, ya que no hay otra forma de mirarlo, me dirán ustedes que lo de "Bárcenas o los Eres", lo del "Palau" y lo del "Undangarín", por ejemplo, es como para "jartarse" de reír. Yo no me reiría pese a todo, pues esta fauna de individuos perversos por su desmedida ambición, deben dar con sus huesos en la cárcel más temprano que tarde. Recuerdo ahora que los locos terroristas de ETA, durante el franquismo, no lograron desbaratar a la dictadura ni un ápice, pero sí robaban protagonismo a la pacífica batalla que el movimiento obrero llevaba a cabo; lo enturbiaban todo, lo mismo que estos mangantes de cuello blanco enchufados a alguna ubre cancerosa.


"Lo nuestro" tiene que tener arreglo. Tenemos que encarrilar la pelea judicial en sus justos términos y no malgastar ni un átomo más de nuestras energías ciudadanas, ya que esas energías las necesitamos integras para desenmascarar y poner en la picota a los responsables máximos de la hecatombe social y económica que estamos padeciendo.


Al gobierno de España hay que exigirle que no siga trabajando a sueldo o beneficio de los grandes especuladores, exigirle que ponga el acento en la economía productiva y que se deje de orientar las leyes hacia abaratar el despido o la reducción de las partidas sociales...


A la oposición "sálvese el que pueda", la ciudadanía le pide una mayor contundencia, que presenten alternativas novedosas y creíbles; que realicen una tarea unitaria que atraiga a los diversos movimientos sociales que andan tan alejados de los canales convencionales.


Tan tremenda crisis lo ha trastocado todo, ha sembrado una gran confusión; el actual sistema electoral, por ejemplo, no responde a los interese ciudadanos, etc, etc; pero al mismo tiempo ha desatado tremendas fuerzas sociales que es necesario aunar y encarrilar hacia soluciones socialdemócratas que pongan el acento en el bien común "lo nuestro".


Decimos soluciones socialdemócratas de manera genérica y no se crea que ahora mismo estamos arrimado la sardina al ascua de PSOE, que no vive su mejor momento. Decimos soluciones que pongan el acento en "lo nuestro" ; soluciones que logren embridar los movimientos especulativos, que regulen los mercados financieros impidiendo nuevos batacazos; soluciones que hagan pagar el estropicio a los tiburones de las finanzas especulativas y, por supuesto que mejore la calidad de vida de la mayoría de la ciudadanía.


Sabemos que España no es el ombligo del mundo, que sus fuerzas son limitadas, pero ello no debe de ser motivo de inhibición. En otros países europeos, como Francia, encontraremos aliados poderosos para encarrilar la batalla de la solidaridad y la justicia social. "Lo nuestro" no puede esperar.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.