Alumnos de la UPO protestarán para reclamar uso común de salas de estudio de la US

|

El Consejo de Estudiantes de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (Ceupo) ha acordado efectuar acciones "sorpresa" que se llevarían a cabo en el próximo mes de junio para esta reivindicación recurrente con el advenimiento de los distintos periodos de exámenes.


Así lo ha indicado el delegado general del Ceupo, Raúl Moreno, que ya precisó que los estudiantes de este campus cuentan con el apoyo explícito del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus), organismo que, por otro lado, demanda más espacios de estudios para los propios alumnos de la Hispalense.


La cuestión deviene del procedimiento adoptado por la Universidad de Sevilla desde hace varios años, según el cual cuando las salas de estudio adscritas a sus centros cierran su horario convencional y abren el supletorio en el periodo nocturno --medida aplicada en época de exámenes-- no permiten el acceso a personas ajenas a la US.


Así, el Ceupo opta por "presionar hasta que se normalice la situación", subraya Moreno, que alude a que la postura de la US perjudica a alumnos de la UPO y de otras sedes académicas como la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) o la Universidad de Educación a Distancia (UNED), además de a otros colectivos como los estudiantes de instituto u opositores.


Por parte de la Universidad de Sevilla, ésta recuerda su "singular" apuesta, realizada a lo largo de los últimos años, por las salas de estudio como instalaciones para dar un servicio "de calidad" a sus estudiantes, siendo éstas espacios "costosos en su construcción, equipamiento y operatividad, en los que no hemos contado con la colaboración de otras administraciones".


Según la Hispalense, todas sus bibliotecas, tanto la central como las 20 de áreas, están abiertas a todos los ciudadanos tanto nacionales como extranjeros. Puede consultarse libremente cualquier tipo de fondo o volumen e, incluso, las personas residentes en Sevilla y provincia, aunque no sean miembros de la comunidad de la US, tienen derecho al préstamo de libros.


La US, por otro lado, también dispone de seis salas de estudio, con una capacidad para 1.573 personas, que funcionan todo el año durante las 24 horas del día, repartidas en sus Campus de Ramón y Cajal (tres), Reina Mercedes (dos) y Macarena (una). Sin embargo, en horario nocturno y durante los festivos, por razones de seguridad, estas salas 24 horas disponen de un sistema de acceso automatizado mediante tarjeta identificativa. Durante el horario normal de apertura de cada centro, y en aquellos momentos de mayor demanda --que coinciden con los períodos de exámenes--, tienen prioridad los más de 65.000 estudiantes de la Universidad de Sevilla.


En todo caso, "como se ha manifestado reiteradamente", la Universidad de Sevilla está a disposición del Rectorado de la UPO para cualquier necesidad que pueda tener en este sentido, "lo que resulta especialmente importante en estos momentos de dificultad general en la universidades públicas de Andalucía".Así lo ha indicado el delegado general del Ceupo, Raúl Moreno, que ya precisó que los estudiantes de este campus cuentan con el apoyo explícito del Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus), organismo que, por otro lado, demanda más espacios de estudios para los propios alumnos de la Hispalense.


La cuestión deviene del procedimiento adoptado por la Universidad de Sevilla desde hace varios años, según el cual cuando las salas de estudio adscritas a sus centros cierran su horario convencional y abren el supletorio en el periodo nocturno --medida aplicada en época de exámenes-- no permiten el acceso a personas ajenas a la US.
Así, el Ceupo opta por "presionar hasta que se normalice la situación", subraya Moreno, que alude a que la postura de la US perjudica a alumnos de la UPO y de otras sedes académicas como la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) o la Universidad de Educación a Distancia (UNED), además de a otros colectivos como los estudiantes de instituto u opositores.


Por parte de la Universidad de Sevilla, ésta recuerda su "singular" apuesta, realizada a lo largo de los últimos años, por las salas de estudio como instalaciones para dar un servicio "de calidad" a sus estudiantes, siendo éstas espacios "costosos en su construcción, equipamiento y operatividad, en los que no hemos contado con la colaboración de otras administraciones".


Según la Hispalense, todas sus bibliotecas, tanto la central como las 20 de áreas, están abiertas a todos los ciudadanos tanto nacionales como extranjeros. Puede consultarse libremente cualquier tipo de fondo o volumen e, incluso, las personas residentes en Sevilla y provincia, aunque no sean miembros de la comunidad de la US, tienen derecho al préstamo de libros.


La US, por otro lado, también dispone de seis salas de estudio, con una capacidad para 1.573 personas, que funcionan todo el año durante las 24 horas del día, repartidas en sus Campus de Ramón y Cajal (tres), Reina Mercedes (dos) y Macarena (una). Sin embargo, en horario nocturno y durante los festivos, por razones de seguridad, estas salas 24 horas disponen de un sistema de acceso automatizado mediante tarjeta identificativa. Durante el horario normal de apertura de cada centro, y en aquellos momentos de mayor demanda --que coinciden con los períodos de exámenes--, tienen prioridad los más de 65.000 estudiantes de la Universidad de Sevilla.


En todo caso, "como se ha manifestado reiteradamente", la Universidad de Sevilla está a disposición del Rectorado de la UPO para cualquier necesidad que pueda tener en este sentido, "lo que resulta especialmente importante en estos momentos de dificultad general en la universidades públicas de Andalucía".


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.