alcala empleo aerea moron utrera regulacion base coronil frontera expediente protesta

La protesta por la situación de la base de Morón se traslada a varios ayuntamientos

|

El comité de empresa protagoniza estos días una ronda de encierros por los ayuntamientos de El Coronil, Arahal, Morón y Alcalá de Guadaíra.


Se trata de una nueva acción emprendida por los trabajadores de la base aérea de Morón de la Frontera para reclamar la readmisión de un empleado despedido a cuenta de su actuación en los paros técnicos del pasado mes de noviembre y protestar contra el probable expediente de regulación de empleo (ERE) planeado para 2014, cuando saldrá nuevamente a concurso la concesión administrativa de los servicios de mantenimiento.


Como se ha venido informando, la plantilla protagonizó el pasado mes de noviembre una huelga de tres días a cuenta del bloqueo sufrido en la negociación del convenio colectivo por el que se rigen estos 452 empleados. Fruto de aquel conflicto laboral fue despedido "por motivos disciplinarios" Gervasio Mejido, una decisión que el comité de empresa de 'Vinnell-Brown ant Root Spain' (VBR), la compañía que explota los servicios civiles de la base, considera injusta.


Por ello, ha sido aprobado celebrar un nuevo paro técnico de un formato aún por definir mientras el pasado lunes el comité de empresa protagonizó un encierro en el Ayuntamiento de El Coronil, este miércoles lo hizo en el de Arahal y próximamente hará lo mismo en los consistorios de Morón y Alcalá.


A esta situación se une la nueva reestructuración laboral que se cierne sobre los servicios civiles de la base de Morón de cara al año 2014, cuestión a la que también van dirigidas las movilizaciones. Tras la llegada de 'Vinnell-Brown ant Root Spain' (VBR) para la gestión de los servicios de mantenimiento de estas instalaciones militares, esta empresa estadounidense emprendió en 2010 un expediente de regulación de empleo "por causas organizativas" para extinguir 286 de los 594 puestos de empleo sujetos entonces a los servicios de mantenimiento. Aunque finalmente la compañía y el comité de empresa acordaron reducir a 150 el número de despidos, la destrucción de puestos de trabajo quedó después rebajada a 119 personas al ser descubierto que 31 de los trabajadores incluidos en el ERE habían causado ya baja en la empresa, extremo que por cierto investiga el Juzgado de Instrucción número 15 de Sevilla.


Actualmente, la señal de alarma ha vuelto a sonar en la plantilla de los servicios civiles de la base a cuenta de una publicación colgada en el portal digital www.fbo.gov, una suerte de perfil del contratante de la administración estadounidense. Y es que, según el comité de empresa de la base de Morón de la Frontera, en esta página web fue publicada eventualmente una relación de 144 empleados de estas instalaciones, con nombres y apellidos, cuyos puestos de trabajo serían susceptibles de desaparecer en el nuevo contrato de explotación que, a finales de 2014, habrá de licitar y adjudicar la Fuerza Aérea de Estados Unidos la gestión de estos servicios de mantenimiento. Igualmente, los trabajadores interpretan que desaparecerían tres departamentos de los servicios de mantenimiento con sus correspondientes empleados.


En este sentido, Javier Domínguez, portavoz del comité de empresa de los servicios civiles de la base de Morón, manifestaba que lo más lógico es conectar este hecho con la decisión de la Fuerza Aérea estadounidense de "continuar" con los despidos incluidos en el ERE de 2010 y acercarse, así, al número de despidos inicialmente planteados, que como se ha informado eran 286.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.