rinconeros vecinos ayuntamiento paseo rinconada almonazar

El Paseo del Almonazar de La Rinconada se abre al público

|

Tras la apertura del segundo y último tramo, supone la conclusión de la obra de ingeniería más importante de la historia del municipio que completa la transformación de San José de la Rinconada.


Multitud de vecinos acudieron al acto de inauguración de Paseo Multitud de vecinos acudieron al acto de inauguración de Paseo

La ceremonia de apertura contó con el alcalde de La Rinconada, Javier Fernández, y el delegado territorial en Sevilla de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Francisco Gallardo, que se dirigieron a los presentes y tuvieron la oportunidad de dar un paseo por el recinto ya abierto a la ciudadanía.


La obra ha tenido un coste total de más de 30 millones de euros que el Ayuntamiento rinconero ha afrontado implicando a todas las Administraciones públicas para poder afrontar el coste global. "Desarrollar una actuación de semejante envergadura en pleno casco urbano, adecuando no sólo el cauce, sino multitud de calles colindantes, con la complejidad que supone a nivel de ingeniería y por la construcción del cajón hidráulico, convierte esta obra en la más compleja de la historia de municipio", como destaca Javier Fernández, quien añade: "Como valor añadido hay que destacar que hemos acometido todo el proceso en medio de una crisis económica sin precedentes, lo que no sólo es importante por culminar la obra en sí, sino por el beneficio indirecto que ha generado en la localidad en cuanto a los puestos de trabajo que ha permitido generar".


El presupuesto de este tramo ha ascendido a 1,9 millones de euros financiados por la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, que ha ejecutado la empresa UC-10 y que abarca desde el colegio Maestro Antonio Rodríguez hasta la rotonda de la calle San José, sobre un total de 415 metros en los que se ponen en servicio zonas de esparcimiento, comerciales y de juegos infantiles, carril bici, espacios verdes y puntos de encuentro para la ciudadanía. "Con la configuración del segundo tramo, el global del paseo quedará vertebrado por una zona central peatonal junto a la que discurre el carril bici que, además de permitir el transporte alternativo en medios no contaminantes, favorece la intermodalidad permitiendo enlazar, a través del bulevar, las dos estaciones de ferrocarril con la Avenida de La Unión y con el núcleo de La Rinconada", destaca el primer edil de La Rinconada.


Javier Fernández ha manifestado su satisfacción por la acogida de esta infraestructura por parte de la ciudadanía: "Estoy muy contento por la percepción que tienen los vecinos de la reurbanización del Almonazar, sobre todo los que viven en el entorno, porque demuestran tener altura de miras para comprender el calado de estas actuaciones y lo que van a suponer en sus vidas, y porque han sabido comprender y soportar las incomodidades que han provocado las obras durante su periodo de ejecución".


Con la puesta en servicio de la segunda fase del Bulevar del Almonazar, el entorno de la zona se convierte en una de las zonas más relevantes e importantes de San José. "Antiguamente, la gente joven que vivía en el entorno se trasladaba a zonas más modernas de la localidad, pero ahora ya no sólo no van a necesitar mudarse, sino que se van a dar las circunstancias para que los que se marcharon deseen volver a sus orígenes".


Por último, el alcalde denominó a La Rinconada como "ciudad amable", desde el punto de vista medioambiental, ya que infraestructuras como el bulevar del Almonazar, el Majuelo, el futuro parque de Las Graveras, entre otros servicios, hacen que el municipio refuerce la calidad de vida de su ciudadanía.


Más de 30 millones de inversión pública


El global del Bulevar del Almonazar ha contado con una financiación de más de 30 millones de euros que se han financiado con aportaciones de las diferentes Administraciones Públicas y con fondos municipales, por lo que el Consistorio no ha tenido que acudir al crédito con ninguna entidad bancaria y, por tanto, no ha generado ninguna deuda que pudiera mermar las aportaciones municipales a otras partidas presupuestarias. Además, en este sentido, como comenta el alcalde, Javier Fernández, "se ha dinamizado la economía en tiempos de crisis, porque estas actuaciones se han traducido en la contratación de mucha mano de obra local".


El proyecto, con un montante de 24,5 millones de euros, aprobado por la Comisión Europea, que incluso transfirió los fondos a Madrid, permaneció en un cajón durante los ocho años de Gobierno de José María Aznar, para desbloquearse con la llegada de Zapatero y de Cristina Narbona al Ministerio de Medio Ambiente. Así, con la financiación del Ministerio y la aportación de tres millones de euros provenientes del Plan E, también puesto en marcha por Zapatero, se llevó a cabo la construcción de un cajón hidráulico para soterrar el cauce del arroyo, así como los sistemas de canalización y bombeo de aguas residuales, así como la urbanización del primer tramo, entre la rotonda de los Azucareros y el colegio Maestro Antonio Rodríguez.


Para la segunda fase en urbanización, y tercera en localización, situada entre la rotonda de la calle San José y las vías del ferrocarril, se necesitaron en torno a cuatro millones de euros, de los que 2,6 procedían de la orden de diversificación económica de la Consejería de Agricultura de la Junta de Andalucía con motivo del cierre azucarero.


Por último, para la última fase, que completaba el Bulevar, entre el colegio Maestro Antonio Rodríguez y la rotonda de la calle San José, se han empleado 1,9 millones de euros con cargo a la antigua Consejería de Medio ambiente que, tras las últimas Elecciones, pasó a denominarse de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, lo que completa la inversión de esta obra.


Cronología de un proyecto de gran envergadura


La Rinconada ha estado ligada desde su nacimiento al Guadalquivir y a la amenaza continua de las inundaciones. De hecho, son muchos los testimonios, vividos en primera persona, de los vecinos que sufrieron las adversidades de la lluvia y que se enfrentaron al cauce del Almonazar, origen de continuos desbordamientos.


A pesar de su canalización en los años sesenta, la cicatriz que dividía el barrio en dos fue durante décadas sinónimo de riadas que se repitieron de forma reiterada en el tiempo, hasta que a principios de los noventa, el Ayuntamiento de La Rinconada y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir ponen encima de la mesa una solución que se materializa en el proyecto de la corta o desviación del cauce del arroyo.


No obstante, desde 1992, el Consistorio trabaja en la búsqueda de una solución definitiva para los problemas de vertidos, sanitarios y medioambientales del cauce, optando finalmente por la eliminación total de la infraestructura, su entubamiento y la creación de una zona de 12 hectáreas para el disfrute ciudadano.


Después de varios años de búsqueda de financiación, en septiembre de 2004 comienza la primera de las fases de actuación: se reunifican los vertidos en un gran ovoide central que queda soterrado, se limpian y adecentan los 3,6 kilómetros de cauce que van desde la corta al Cáñamo 3 y se construye un cajón hidráulico con capacidad para soportar la cota más alta de agua que haya habido en los últimos 500 años. Así, se desmantelan los puentes y pasarelas que cruzaban el arroyo y se deja el terreno preparado para proceder a los trabajos de embellecimiento por tramos.


El comienzo de una nueva realidad


El 7 de mayo de 2010, el que, por aquel entonces, era consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, y el alcalde de La Rinconada, Javier Fernández, inauguraron la primera fase del Bulevar el Almonazar, un total de 480 metros desde la rotonda del Malecón hasta el colegio Maestro Antonio Rodríguez. Alrededor de 3.500 personas compartieron el inicio del sueño del soterramiento del arroyo y asistieron a una gran fiesta acorde con el momento, en la que se localizaron un sinfín de actividades culturales, musicales y de ocio que hicieron las delicias de grandes y pequeños.


En el mismo lugar donde antes se observaba el paso de agua turbia ahora encontramos un paseo con zonas verdes, áreas de juegos infantiles y recreativos, parques y plazas pequeñas, quioscos, carril bici o aparatos de ejercicios para mayores, entre otros elementos. Este enclave hace partícipe y protagonista a los vecinos y dedica un 70 por ciento de su dotación al disfrute ciudadano. Además, todas las calles aledañas al arroyo han obtenido continuidad visual, permitiendo el acceso libre al Bulevar.


El tercer tramo incorpora zonas deportivas


La tercera fase, que fue la segunda en abrirse al público, discurre entre la rotonda que se sitúa junto al Centro Joven 'La Estación' y las vías del ferrocarril, sobre un trazado de 390 metros en los que se conjugan las zonas verdes y de paseo con pistas deportivas de baloncesto y fútbol sala, plazas de aparcamiento y un moderno mecanismo de agua pulverizada, muy apropiado para combatir las altas temperaturas estivales.



El alcalde, Javier Fernández, y el delegado provincial de Medio Ambiente, Javier Fernández Hernández, inauguraron este tramo en el que también se ubica el parque del Pueblo Saharaui, que fue sometido a una reforma profunda y que ahora está perfectamente integrado en el conjunto del bulevar, lo que proporciona un punto de encuentro intergeneracional de la ciudadanía rinconera.


Doce hectáreas para el disfrute ciudadano


El Paseo del Almonazar ha pasado de ser un estercolero a un punto de encuentro para el disfrute ciudadano. La que fue una zona degradada del pasado ahora ofrece múltiples posibilidades, con una oferta atractiva para los vecinos y un nuevo territorio destinado al ocio y al esparcimiento. Doce hectáreas, de las que el 70 por ciento es peatonal, dan vida a un bulevar en el que se puede practicar deporte en sus pistas, hacer footing, usar el carril bici o refrescarse en los quioscos.


Además, el Paseo del Almonazar forma parte de un gran proyecto que se enmarca dentro de la ciudad metropolitana en la que se está convirtiendo el municipio, integrándose en el eje del agua, un corredor trasversal para el ocio y la actividad económica que permite a los ciudadanos disfrutar de los elementos naturales y culturales más importantes del municipio.


Por otra parte, una de las principales ventajas que ofrece el bulevar es que permite el desarrollo de actividades no sólo a nivel individual sino también colectivo. "Disponemos de un nuevo territorio cultural, deportivo, social y de ocio en el que los ciudadanos pueden realizar proyectos diversos. Sacamos a la calle las actividades para que todos los vecinos tengan acceso a una variada oferta y disfruten de ella", afirma el alcalde, Javier Fernández.


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.