Rajoy pierde el mando

|

Alfonso Jose Blanco Ruiz
Experto en Comunicación y Marketing Político


Ya nos dijeron los Populares, antes de llegar al Gobierno, que ellos son los que sabían qué hacer para crear 3,5 millones de puestos de trabajo, que este país necesitaba bajar impuestos, y no subirlos, para salir de crisis y que el problema de la confianza de la inversión extrajera era por culpa de los cambios de criterio e ineptitud de Zapatero. Y este mensaje era repetido todos los días, en todos los medios de comunicación, por todos los dirigentes populares. Un día, otro día, y otro, durante los años 2008-2011.


Es de manual. Una de las premisas en comunicación política es el del único mensaje con muchos altavoces. Esto es de lo que adolece el PSOE, que mientras la ejecutiva federal intenta hacer oposición, aparecen los mensajes de los cachorros de ZP intentando lapidar la credibilidad, en el caso que aún le quede, de la ejecutiva que resultó vencedora en el último congreso socialista.


Pero comienzan a salir las voces contradictorias dentro del seno del PP. Lo que antes era unidad y adhesión inquebrantable a Rajoy y a las decisiones de su ejecutivo, ahora es un clamor de indignación lo que encontramos dentro de las filas del partido conservador. Fiel reflejo de que las aguas bajan revueltas entre Génova y Moncloa es la financiación autonómica. Si bien Rajoy ha pedido altura de miras a sus dirigentes para que Cataluña pueda flexibilizar su déficit, que tendría que ser del 1,2%, ya que su presidente, Artur Mas, adelantó que no podrá alcanzar ni el 2%. Y es éste el motivo por el que líderes regionales populares como Feijóo, Gónzalez, Monago y Rudí, presidentes de Galicia, Madrid, Extremadura y Aragón, respectivamente, se han rebelado contra las pretensiones de Montoro.


Para el presidente extremeño, " el Gobierno de España no puede permitir beneficiar a Cataluña a costa de Comunidades cumplidoras" con las previsiones de déficit impuestas por el Gobierno. Con un discurso parecido, pero aprovechando la rivalidad regional existente entre catalanes y madrileños, el presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid afirmó en una entrevista que "cambiar dinero por independencia es inadmisible". Sumen a estos dos ejemplos las declaraciones de los presidentes de Galicia, Aragón y Castilla y León, regiones éstas que están en condiciones de cumplir con el déficit del 1,2% y no entienden que deba darse un trato distinto a quienes se encuentran lejos de cumplir con las previsiones presupuestarias impuestas desde Moncloa. Y finalmente, unan a este cóctel de declaraciones contradictorias la de la Secretaria General del PP y presidente en Castilla-La Macha, María Dolores de Cospedal, partidaria de premiar a las autonomías que cumplan, con las declaraciones del ministro Montoro afirmando que "de compensar a los cumplidores, nada".


Lo más sorprendente es que también han salido voces discordantes sobre la reforma de la ley del aborto, donde hay muchos Populares que quieren volver a los supuestos de la ley de 1985, que reconocía cuatro supuestos, entre ellos la interrupción del embarazo en caso de malformación del feto, y otros tantos ven con entusiasmo la idea del ministro Gallardón de no incluir este supuesto en la nueva ley. Este espectáculo comenzó con el anuncio del ministro de cambiar el modelo actual que regula la interrupción del embarazo para reforzar la protección del derecho a la vida, así como de los menores. Acto seguido, Cospedal evitó, hasta en tres ocasiones, pronunciarse sobre esta reforma contestando que "el Gobierno aún no ha presentado su proyecto y que su Partido lo comentará cuando el proyecto de ley se presente". Otra de las voces críticas con Gallardón ha sido la de Celia Villalobos, quién se manifiesta en contra de los planes de cambiar la ley. Y por si esto fuese poco, el número tres del grupo parlamentario popular en el Congreso, Rafael Hernando, cuestionó en Europa Press las líneas adelantadas por el ministro sobre la eliminación del supuesto de malformación del feto. Pero cuando pensaba que ya había visto todo el descontrol que este desgobierno tiene respecto del Partido que lo sustenta, llegó Beatriz Escudero afirmando que "las que abortan son las que menos formación tienen", sin olvidar el colofón fin de fiesta de la emisión en el informativo de TVE de un reportaje donde aconsejan cómo vestir a sus hijas para que no vayan provocando.


A todo esto comienza la romería y el traslado de carretas hacia la aldea de la gurú de la ministra de Trabajo. Aquella a quién Fátima Bañez le pide que disminuya el número de parados que, dicho sea de paso, poco caso le está haciendo pues del pasado año a este aumentó en más de un millón la cifra de desempleados. A todos y todas las que este año hagan el camino, imagino que no le habrá hecho falta ver las recomendaciones para vestir sin provocar a los peregrinos, porque son todas mujeres de bien que salen de casa con el traje de rociera con los volantes que les llegan por debajo de los tobillos, aunque el levante y el polvo del camino no les impida cantar un "Riapitá" con la falda rociera por encima de la cabeza. Oye, que lo mismo la ministra Báñez ha tenido un sueño donde le pide a la Virgen que Gallardón incluya el supuesto para que los embarazos no deseados en los pinares de Doñana puedan interrumpirse..... Si ya lo cantaban Los Romeros de la Puebla; "Una noche en el camino yo no la cambio por ná".


Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.