Monedero Bonilla

|

c2_219Alfonso José Blanco Ruiz

Experto en Comunicación y Marketing Político

@yoteasesoro


No se si quedará alguien en la barra de un bar que no se haya enterado de que Monedero falseó su currículum. Es llamativo que dirigentes políticos muestren públicamente su malestar por el tiempo que le dedica una determinada cadena de televisión a Podemos, cuando luego escuchamos a todos los miembros de su ejecutiva, ministros incluidos, centrando ruedas de prensa e intervenciones en los tejemanejes de las amistades peligrosas de Pablo Iglesias. ¡Ojo! Que conste que me parece correcto, oportuno y necesario que la Agencia Tributaria actúe de oficio cuando los medios de comunicación hagan públicos posibles fraudes de cualquier ciudadano de este país (a exclusión de Rodrigo Rato, Jaume Matas, Mariano Rajoy, Jordi Pujol y un par de casos más de corrupción que se me vienen a la cabeza y a los que hasta hoy la Agencia Tributaria parece no prestarles la misma atención, iniciativa y rapidez que a un contrato de un tipo con gafas y jersey de Alcampo comprado hace dos inviernos por un trabajo de asesoría a un país donde gobernó un populista llamado Hugo Chaves).


Y estos malvados defraudadores, al que el ministro Montoro les envía mensajes con su famoso léxico conciliador de que pueden estar tranquilos si no tienen nada que temer, decidieron poner su reloj en marcha. El Tic Tac es un caramelo fabricado por un refutado confitero italiano. Los estrategas de comunicación del partido de Iglesias siguen con su táctica de eslóganes y mensajes simples simulando a un reloj que avisa a Rajoy de que su tiempo en la Moncloa se está acabando. Ahí, poco que objetarles, pero el error pudiese ser una concentración en la capital del reino a la que acuden ciudadanos de todo el país y en la que se lanzan mensajes cuyos destinarios eran miembros del Gobierno de la Comunidad y del Ayuntamiento madrileño. Si el objetivo era demostrar que eran muchos, eso ya lo dicen todas las encuestas. Si el objetivo era ningunear a la europarlamentaria y candidata de Podemos en Andalucía -a la que no permitieron subir al escenario- lo consiguieron y le dieron la puntilla cuando dos días después el responsable de participación interna de Podemos, Luis Alegre, afirmó que no tenían esperanzas de gobernar en Andalucía.


Un año llevan dando lecciones de cómo actuarían los hombres honrados que no tienen nada que ocultar. Un año criticando que el presidente del Gobierno entre o salga de los sitios por la puerta trasera para evitar dar explicaciones. El día 30 de enero Cristina Pardo (presentadora de La Sexta) escribía en su tuiter “Monedero entró anoche a un acto por la puerta de atrás y dijo que son víctimas de una persecución. Eso ya se lo hemos visto hacer a Rajoy” y por este tuit la llamaron “rastrera” y “cabrona” (el profesor Monedero no parece contar con alumnos muy educados).


Todos sabemos, porque varios miembros del partido que sustenta al Gobierno nos lo han repetido hasta la saciudad, que estas criaturitas situadas a la izquierda de la izquierda, pero que ellos afirman que no se posicionan ideológicamente, son unos populistas, etarras, bolivarianos, extremistas, casta universitaria, etc. Estas definiciones sobre el partido de Iglesias las escucho más de una vez en cualquier mesa en la que coincidan dos personas a hablar de política. Pero no olvidemos lo realmente importante; ¡Monedero adornó su currículum! Si un periodista pregunta a algún político de la calle Génova por Bárcenas, el paro, Gürtel, policías que trabajan según los intereses del PP, pago de la sede en b, etc., le oirás responder; “y a Monedero parece que habría que llamarle Billetero”. Llega un momento en el que me parece estar viendo a dos alumnos de primaria riñendo en el patio del colegio y no me acostumbro a que este sea el nivelito que predican los actuales dirigentes. Porque claro, falsear el CV es lo peor que puede pasar en democracia. Se puede robar y malversar fondos públicos, pero falsear el CV... ¡Por ahí sí que no podemos pasar! Se empieza falseando el CV y se puede acabar siendo nombrado por el ministro Montoto como director del Instituto de Estudios Fiscales diciendo ser titular de la Cátedra de un órgano que no existe, como sucedió con el actual director José Antonio Martínez Álvarez. Es inadmisible que vengan estos universitarios trasnochados mintiéndonos con el currículum porque una persona nacida en Barcelona que en el año 2000 obtuvo un asiento en el Congreso de los Diputados por la circunscripción de Cantabria dijo ser Licenciado en Dirección y Administración de Empresas y Máster en Dirección y Administración de Empresas por EADE. Este diputado volvería a obtener los votos suficientes para repetir en el Congreso en las elecciones de 2004, 2008 y 2011, pero esta vez por la circunscripción de Málaga. Este diputado del que les hablo ganaba en experiencia política, mientras por el camino su formación académica iba disminuyendo; en el año 2004 su licenciatura pasó a ser sólo “estudios en Dirección y Administración de Empresas”, en 2008 directamente pasó a carecer de cualquier estudio superior, y en 2011 afirmaba tener un título de una entidad privada relacionada con el protocolo. Ese hombre hoy es el candidato del PP a la presidencia de la Junta de Andalucía.

Sin comentarios

Escribe tu comentario




No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes. Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.